El pasado día 16 de enero, recibimos una sentencia muy satisfactoria. En ella, se condena a la aerolínea RYANAIR a indemnizar a nuestro cliente con una cantidad de 1.400 euros.

Los hechos son los siguientes: nuestro cliente y su hija menor de edad, tenían previsto viajar con la aerolínea mencionada desde Tenerife a Madrid, con salida el día 25 de julio de 2018 a las 17:15 horas y llegada a las 21:10 horas.

Una vez que llegan al aeropuerto, realizan la facturación y, posteriormente, se encuentran con que la aerolínea está anunciando por megafonía que el vuelo se cancela, debido a una huelga del personal de cabina.

Ante esta situación, siendo que nuestro cliente tenía que incorporarse a su trabajo, la compañía les ofrece como única solución viable, que embarquen en un vuelo con destino a Sevilla y, una vez allí, se busquen la vida para llegar a su destino.

Esta «solución», le ocasionó a nuestro cliente numerosos gastos, tales como comidas, cenas, alojamiento, alquiler de vehículo para regresar a casa desde Sevilla, etc.

Así las cosas, en nuestra demanda reclamamos a la compañía la suma de todos los gastos ocasionados al cliente por la cancelación del vuelo, así como también una indemnización de 800 euros (400 euros por cada uno de los pasajeros), previstos en el  Reglamento CE 261/2004.

Por parte de la compañía, se opusieron expresando que la huelga del personal de cabina tenía carácter extraordinario y que, por tanto, no debían hacer desembolso alguno en concepto de indemnización.

Finalmente, la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Zamora, declara que la huelga del personal de cabina es de carácter ordinario, pues tiene relación con la función diaria y propia de la compañía aérea y, en consecuencia, declara haber lugar a la condena al pago de la indemnización, compuesta por la compensación de 800 euros prevista en el Reglamento, más los gastos en manutención, alojamiento y alquiler de vehículo.

 

980161900 | info@siete60.com

Av. Alfonso IX, 2, 2º piso, oficina 1. Zamora.

C/ Serrano 93, 3ºE. Madrid.

Next
Cancelar los antecedentes policiales