Cuando un cliente nos encarga que planteemos la oposición a una ejecución de título judicial, antes de divagar sobre los diversos motivos por los que podríamos presentar dicha oposición, conviene que acudamos a los artículos 556 y 558 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, pues los motivos de fondo para la oposición son tasados.

De esta manera, si los motivos existentes casan con los previstos por la norma, encontraremos la viabilidad para plantear nuestra oposición.

Dicho esto, los motivos a los que alude el mencionado artículo 556 LEC, son los siguientes:

1.- Oponer el pago o cumplimiento.

2.- Oponer la caducidad de la acción ejecutiva.

3.- Oponer la existencia de pactos o transacciones existentes entre las partes, que desvirtúen lo pretendido en la demanda de ejecución.

Como es lógico, la oposición basada en el primero o tercer motivo, exige una cumplida prueba de lo que se alega.

Por otro lado, prevé también el artículo 558 LEC, la posibilidad de oponer pluspetición, lo que también va acompañado de la necesidad de aportar prueba suficiente de la misma.

Cabe decir que la oposición formulada sobre la base de cualquiera de los motivos previstos anteriormente no suspenderá el curso de la ejecución salvo en un caso: si la oposición se plantea por pluspetición y el ejecutado consigna a disposición del Tribunal la cantidad que considere debida.

Next
ACCIDENTES DE TRÁFICO: ¿Qué puedo hacer si no estoy conforme con la indemnización?. Informe del Médico Forense.