ASPECTOS JURÍDICOS A PARTIR DE LA REFORMA DEL CÓDIGO PENAL.

Análisis práctico de los accidentes de tráfico.

Uno de los efectos más significativos de la última reforma del Código Penal, incide en materia de accidentes de tráfico y muy en especial, en relación a contabilizar los daños causados en el accidente para posteriormente reclamarlos al responsable.

Efectivamente, hasta la mencionada reforma, la tramitación de los accidentes de tráfico se hacía por la vía penal, principalmente a través del procedimiento que canalizaba los Juicios de Faltas. En su seno, se resolvía tanto la responsabilidad penal del causante del daño, como también la responsabilidad civil extracontractual derivada del mismo, en forma de indemnización pecuniaria para quien sufría el daño.

De este modo, el trámite del Juicio de Faltas, ponía a disposición de las víctimas de accidentes de tráfico una herramienta fundamental para poder contabilizar los daños sufridos y en consecuencia, poder reclamarlos. Dicha herramienta era la posibilidad de solicitar la revisión por parte del médico forense del Juzgado, en cuyo informe imparcial se basaba el Juez para dictar la oportuna sentencia. O bien, servía de guía a la hora de llegar a acuerdos extrajudiciales con las compañías aseguradoras, como era habitual.

TRAMITACIÓN ACTUAL.

A partir de la referida reforma de la legislación penal, la tramitación de los accidentes de tráfico se ve desplazada, en su inmensa mayoría, al orden jurisdiccional civil, motivado por la desaparición de las faltas de la norma punitiva.

Así las cosas, el proceso penal queda reservado únicamente a aquellos supuestos en los que se observe que el accidente fue causado de forma dolosa o bien, por imprudencia grave. Esto supone que la mayoría de siniestros se tramitarán por la vía civil.

VALORACIÓN DEL DAÑO Y DETERMINACIÓN DE LA INDEMNIZACIÓN.

Como adelantamos anteriormente, las posibilidades de solicitar la revisión del médico forense del Juzgado para valorar los daños, quedan notablemente reducidas a los supuestos anteriores, es decir, cuando en virtud de la culpabilidad en la causación del daño, el accidente se acabe tramitando en vía penal.

No obstante lo anterior, en los restantes casos, la posibilidad de acudir gratuitamente al facultativo médico del Juzgado desaparece, o bien queda relegada a aquellos casos en los que la víctima sea beneficiaria de la justicia gratuita. Y es que, además, la vía alternativa de acudir al Auto de cuantía máxima carecerá de sentido, toda vez que, bien las denuncias por accidentes comunes podrán no ser admitidas, bien porque a la hora de confeccionar el Auto, el Juez necesitará una valoración forense para cuantificarlo.

El primer problema de la reforma, por tanto, nos lo encontramos en el momento en que víctima deberá contratar a un médico forense privado, para que realice el informe que servirá de base para la reclamación. Por tanto, la valoración del daño ya no será gratuita.

El segundo problema, está en que efectivamente el informe que contratamos es de parte, por ello carece de la objetiva imparcialidad que caracteriza al informe forense del facultativo del Juzgado, lo que da pie a que la compañía contraria pueda presentar su propio informe y en definitiva, dilatar el procedimiento y complicar la posibilidad de llegar a acuerdos extrajudiciales.

En definitiva, la tramitación de los accidentes de tráfico sufre cambios importantes en el plano procesal y el procedimiento será, a priori, más dilatado, si bien los resultados satisfactorios de los mismos no cambian en la práctica.

*CUESTIONES PRÁCTICAS A TENER EN CUENTA.

Hablamos con José Miguel Crespo Andrés, profesor de la Autoescuela San Cristóbal, sobre los aspectos prácticos a tener en cuenta en la carretera, a fin de evitar accidentes de tráfico:

En ciudad, ¿Cuáles son los puntos o zonas que registran mayor siniestralidad?.

         Los cruces son uno de los puntos más a tener en cuenta, ya que en ellos se registra la mitad de los accidentes en zona urbana. Los pasos para peatones, especialmente en colegios, mercados y lugares de mucha confluencia son el otro lugar donde aumenta la siniestralidad en vías urbanas.

¿Qué fallos son los más frecuentes en los conductores comunes?.

         Las distracciones (en la actualidad por el uso del teléfono móvil, navegadores, etc.) y el exceso de velocidad en un primer plano, así como la ingestión de alcohol o drogas, el uso incorrecto del carril izquierdo y no realizar una revisión periódica del vehículo, incrementándose este último en época de crisis.

¿Qué consejos básicos debemos seguir para evitar accidentes en carretera nacional y autovía?.

         · Utilizar una velocidad moderada acorde a la vía, al conductor, al vehículo y a las condiciones atmosféricas.

         · Mantener una distancia de seguridad adecuada

         · Realizar descansos cada 2 horas o 200km

         · Anticiparse a los posibles imprevistos (mirar a una distancia de 400 metros en carreteras convencionales y 600 metros en autopista o autovía).

¿Alguna otra indicación a tener en cuenta?.

· Hidratarse y mantener una correcta temperatura en el interior el interior del vehículo (ya que una temperatura superior a 30ºC en el interior del vehículo equivale a una tasa de alcohol de 0,25mg/l de aire expirado).

Adrián Domingo Rodriguez. Abogado.

Jose Miguel Crespo Andrés. Autoescuela San Cristóbal.


Next
MATRIMONIAL: y ahora, ¿quién paga los gastos?.